Despigmentantes

Despigmentantes

Tras la exposición solar estival es habitual que las manchas se intensifiquen, por ello estos meses son un buen momento para tratarlas, especialmente por la menor intensidad de la radiación ultravioleta.

Los lentigos son manchas que aparecen con el sol que no remiten por sí solas y que suelen localizarse en cara, escote, dorso de las manos y piernas.

En el caso del melasma, se trata de un tipo de mancha hormonal que aparece en embarazadas y mujeres en edad fértil aunque también pueden afectar a hombres en menor medida, apareciendo manchas en el rostro, sobre todo en mejillas, frente y encima del labio”. Los anticonceptivos orales son una de las principales causas del melasma y su uso debería asociarse durante todo el año con fotoprotección

En la actualidad existen diferentes opciones de tratamiento para la eliminación de las manchas solares, siendo el láser el más efectivo. Tras el tratamiento, será necesario  aplicar fotoprotección solar estricta, hidratación y, en ocasiones se combinará con fórmulas despigmentantes para potenciar los resultados y a modo de mantenimiento.

Al finalizar el verano suele recomendarse los tratamientos despigmentantes para eliminar las manchas de la piel producidas por la exposición solar, además, es relevante el segmento de mujeres que acuden a la farmacia después del embarazo con manchas localizadas en cuello, escote y rostro debido al cambio hormonal .

Los productos cosméticos antimanchas bloquean la producción de melanina. La hidroquinona “es uno de los componentes más utilizados para tratar el melasma y otras hiperpigmentaciones porque bloquea la producción de melanina aunque su uso ha estado cuestionado por provocar irritaciones”. Una alternativa a este activo es el ácido kójico que se extrae de un hongo asiático y, aparte de aclarar la piel, aporta luminosidad.

Otros activos cosméticos para combatir las manchas son el ácido elágico, un antioxidante que se extrae de frutas como la granada, las frambuesas o los arándanos, el ácido salicílico, el glicólico, el azelaico, el retinol y la vitamina C.  El retinol no está indicado en mujeres embarazadas, y, respecto a las cremas que contienen vitamina C es importante usarlas con la piel muy hidratada porque si no se pueden formar puntos negros u otras imperfecciones.

Visita los artículos recomendados en nuestra tienda online